Como saber si una relación es tóxica

Todos deseamos y esperamos tener una relación sana, no sólo sentimental sino también con aquellos que nos rodean, familia, amigos... A veces nos encontramos en estas relaciones tanto tiempo, que ni siquiera nos damos cuenta de si es o no una relación saludable. A menudo vivimos la vida día a día sin reconocer que la relación que creemos que es saludable es muy tóxica.

¿Como saber si es una relación toxica?

Vivimos en estas relaciones tóxicas tanto tiempo que se convierte en algo normal, sin embargo, sólo porque algo es normal, no quiere decir que esté bien. Las relaciones tóxicas son venenosas, dañinas, maliciosas, e incluso pueden causar la muerte, y la vida se acaba viviendo en un grado de toxicidad que nadie se merece vivir.

Hay muchos signos de vivir una relación tóxica

Relaciones tóxicas

Varios de estos puntos nos pueden hacer pensar en ello

  • Una relación requiere que las dos personas activamente trabajen cada día para que sea mejor. No puede sobrevivir solo de lo ocurrido en el pasado, el trabajo tiene que estar presente en todo momento. Si solo una persona  hace todo el trabajo no va a haber una relación saludable. El resultado será que te sientas agotado y acabes por romper esa relación. Si una persona no está invirtiendo nada en la relación, entonces no deberían estar disfrutando de ninguna devolución. Te mereces una relación con alguien que piensa que vale la pena hacer una inversión
  • Entonce comenzará a perderse  la relación. Te despiertas un día y te das cuenta de que has la pareja que tienes no merece estar a tu lado. Tal vez te acostumbras a hacer las cosas que le gustaban y te das cuenta que ya no le gusta. Podría ser menos enérgico y emocionado por la vida.  Podría haber comprometido quién eras sin darse cuenta, a fin de permanecer en una relación.  No habla, se guarda  las cosas que realmente le molestan porque desea mantener la paz. Una relación sana te permite ser tú mismo. Debes estar completamente cómodo siendo "TU", y no tener que preocuparse de si la otra persona lo aceptará.
  •  No se les permite crecer o cambiar. Cada vez, que empieza a crecer o sacar lo mejor de ti mismo, es visto negativamente, burlado, o incluso ignorado. Sus esfuerzos, sueños o metas no son compatibles o animados. Tal vez  los apoya, pero nada que se hace es reconocido.
    Se puede ser crítico o crítico de cualquier cosa que se pueda hacer. El crecimiento personal
    y el desarrollo deben ser bienvenidos y alentados en una relación que es sana.
  • Sus acciones a menudo no son las que quiere hacer. Su cabeza piensa una cosa, pero sus acciones muestran otra. Podrían decirle cómo aprecia su pareja lo que hace, sus sueños sus metas, pero sus acciones le dicen que no tienen valor, que nada le parece bien. Ellos siempre te dicen  que lo  van a hacer, pero nunca hacen nada.
    A veces te dirán lo que sea  si se sienten en peligro de perderte, o si usted está molesto. Luego, después que la tormenta ha pasado, vuelven a hacer lo mismo otra vez. Las relaciones sanas
    deben reflejar las  palabra de una persona con sus acciones. Las palabras son
    de gran alcance, pero cuando las acciones muestran lo contrario, no tiene ningun valor.

Relación mala

Busque signos de relaciones tóxicas

Si puede identificar alguno de estos signos, es posible que desee evaluar su relación. Estas son algunas preguntas que usted debe reflexionar para ayudarle a realizar los pasos que necesita para saber si su relación es tóxica.

· ¿Esta persona celebrar mi éxito?

· ¿Estoy aburrido cuando estoy con la
persona y alegre  cuando se va?

· ¿Es el miedo de volver a empezar, o la novedad lo
único que me está frenando?

· ¿Me encuentro a mí mismo, o me falta mi antiguo yo?

· ¿Soy el único que intenta seguir con la relación?

· ¿Me siento bien conmigo mismo cuando estoy con
esta persona?

Si usted se encuentra en una relación tóxica, comience a tomar las medidas de estar en una relación sana. Puede que no sea lo más fácil que pueda hacer, pero se lo merecen. En nuestras manos está el poder de acabar con las relaciones tóxicas y darnos la oportunidad de volver a vivir, tanto a nosotros mismos como a nuestra pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *