La predicción del futuro no es lo mismo que la magia, pero forma parte de ella; la diferencia radica, sobre todo, en nuestra propia incomprensión acerca del funcionamiento de ambas. Nosotros solemos pensar en el futuro, mientras que la magia actúa pero en el presente.

 El tarot es una de las formas de adivinación más completas, antiguas y hermosas, dentro de las mancias. Sin embargo, no debe dejarse estancar en la idea de que el futuro está establecido de algún modo inexorable, y de que el tarot siempre sin equivocación, puede predecir la verdad; no es así como funciona, sino como una guía, porque el destino no aprecia como se cree, lo definitivo.

Las cristaleras de las iglesiasPero a medida que su comprensión del presente se vaya haciendo más profunda, se dará cuenta entonces de hasta qué punto está creando ahora mismo, justo en este instante, su futuro. Es entonces cuando no solamente podrá decir “lo que va a suceder”, sino que incluso podría cambiarlo, teniendo las bases y consejos del tarot o alguna otra mancia, abriendo el abanico de las distintas formas de adivinación.

Y sí, es cierto que grandes videntes a través de ellas suelen hacerse predicciones o profecías, muchos de esos profetas han dejado huella por la exactitud de sus predicciones, que sumado al misticismo con el que han vivido, han dejado huellas para la posteridad; tal es el caso de las famosas Profecias Nostradamus  y muchas otras videncias a nivela mundial de personajes célebres en el mundo del ocultismo, como: San Malaquías, Rasputín, Parravacini y muchos otros, cuyas predicciones puedes encontrar en  sitios como: Videncia Gratis entre otros.

Dilemas con el poder de las mancias

Pero entonces viene el dilema sobre el poder de las mancias; si estamos hablando que la exactitud de las revelaciones son relativas y que el destino no es ineludible al obtener por ejemplo una lectura de cartas, entonces, ¿cómo estos profetas han logrado acertar acontecimientos a nivel mundial con exactitud?

La diferencia radica en que ellos no se acercaron a un lector de mancia alguna, sino que obtuvieron sus visiones por poderes psíquicos, a través de sueños o el uso de elementos como la bola de cristal o el fuego, e incluso herramientas adivinatorias, tal vez, como la cartomancia, pero no fueron a una consulta para saber cómo sería su vida personal en el futuro; entonces habría que diferenciar las profecías mundiales de las predicciones personales a través de una consulta de tarot, por ejemplo.

La primera nos habla de un acontecer colectivo, de visiones. El inconsciente colectivo y los hechos que la sociedad va creando para su futuro, tal vez estén marcados (sin ser ineludibles) con los actos presentes, pero al no existir el tiempo, en el plano universal, estos videntes han logrado acercarse como si viajar en el tiempo, a obtener fotogramas en su mente, sobre lo que la humanidad va creando para el futuro.  Aún así, existe una línea muy delgada que separa ambos casos y en la que debemos centrar la polémica, pero es así, como se explica en este artículo, como según muchos esotéricos, puede explicarse la teoría de estos poderes ocultos, que bien podría resultar contradictoria pero que en realidad no lo es.