El Tarot es un juego italiano consta de 56 cartas de números llamados “italianos adecuado” (tazas, dinero, espadas, palos) , desde el mundo árabe, que a su vez se deriva de los antiguos símbolos de la moneda romana se-mi de Aes, apareció en Italia en el siglo XIV y las 22 imágenes llamadas triunfos. Este juego se refieren a los Triunfos de Petrarca, en la que el poeta del siglo XIV se describen los seis principales fuerzas que rigen los hombres, dándoles una jerarquía de valores.

El origen y las creencias del tarot viene supeditadas por un poder divino.

 

Numerología románica que se vio en la “fuerza sobrehumana” de como el Seis correspondió a los días de la creación bíblica. Primero viene el Amor, que corresponde a una etapa juvenil, ganado por modestia, la siguiente etapa de calma, la madura, seguido de la muerte , lo que significa que la fugacidad de las cosas terrenales; Sin embargo, se ganó por la Fama , victorioso sobre la muerte en la memoria de la posteridad, pero ella triunfa sobre el tiempo que finalmente se remata por el triunfo de  “La eternidad” , que priva al hombre del flujo del devenir y le sitúa en el reino de lo eterno .

<img class="aligncenter wp-image-118 size-full" src="http://tarotdamor.com/wp-content/uploads/2014/09/Origenes-del-tarot this hyperlink.jpg" alt="orígenes del tarot" width="400" height="337" srcset="http://tarotdamor.com/wp-content/uploads/2014/09/Origenes-del-tarot.jpg 400w, http://tarotdamor.com/wp-content/uploads/2014/09/Origenes-del-tarot-300x252.jpg 300w" sizes="(max-width: 400px) 100vw, 400px" />

Cartas del tarot

El número de cartas de triunfos, cuya creación se debe al príncipe Francesco Antelminelli Castracane hebilla, parece haber sido compuesto inicialmente de 8 alegorías, la continuación, a las 14-16 para resolver finalmente el 22, número que en el significado místico cristiano es la introducción a la sabiduría y las enseñanzas divinas grabadas en los hombres. Este camino, que denuncia una adaptación gradual de estas cartas, en dictados de numerología de carácter religioso, probablemente fue adoptada para evitar la condena de la Iglesia, que en él tarot lanzado repetidamente, los juegos de cartas eran considerados juegos de azar.

En cuanto al número 22 se expresa como el origen del tarot, el creador, el Padre supremo de la Iglesia, Números individuales que contienen cierta fuerza y poder sobre las cosas y tal poder y fuerza, a éste solo ganaron el Creador del universo, a veces para el establecimiento el universo mismo, a veces para significar la naturaleza de las cosas individuales, así como se nos aparecen, entonces se deduce que, según la Escritura, es preciso señalar y derivar aquellos aspectos que pertenecen a los números individuales ellos mismos. Y en realidad no debemos pasar por alto el hecho de que los libros del Antiguo Testamento, que los Judíos les  entregaron, son veintidós, y es igual al número de elementos judíos, y esto no deja de tener razón. Cómo veintidós letras, de hecho, parecen ser la introducción a la sabiduría y doctrina sellada con estas cifras en los hombres, por lo que también los veintidós libros de las Escrituras son el fundamento y la introducción a la sabiduría de Dios para el conocimiento del mundo.

A lo largo del Renacimiento, "Imágenes de los Dioses Antiguos" despiertan en el observador la memoria de los mitos clásicos a los que se atribuye un gran valor ético y moral. En ese momento, nació el juego de Tarot, uno de los mayores logros del humanismo italiano. Reunió a los representantes más agosto del panteón griego junto con las virtudes cristianas, las imágenes alegóricas de las condiciones humanas y símbolos de los objetos celestes más importantes.

El tarot y la historia se unieron.

Las cartas del tarot fueron un gran juego de cartas que incluía las maravillas del mundo visible e invisible, y dio a los jugadores el poder pedir instrucciones para físicos, morales y místicos. De hecho, la serie de virtudes (Fortaleza, Prudencia, Justicia y Templanza) les recordó importantes preceptos éticos; el número de las condiciones humanas (emperador, la emperatriz, el Papa, Tonto y Malabarista) recordó a la jerarquía a la que el hombre estaba sujeto; la de los planetas (estrellas, luna, sol) en lugar alusivos a las fuerzas celestiales que subyugan a los hombres, por encima del cual se concebía el universo gobernado por Dios.

historia del tarot

Pero el uso lúdico de las cartas del tarot, pronto perdió la enseñanza moral,  que ya a principios del siglo XVI ya no se entendía. Una mala interpretación de este cambio correspondía a una iconografía precisa de las figuras, que se transformaron de región a región, de acuerdo a los gustos y las corrientes de pensamiento populares.

Nuevo tarot en la historia

 Sólo al final del siglo XVIII fue redescubierto contenido filosófico de las cartas del tarot, pero, a partir de premisas totalmente esotéricos, nuevos artistas dieron lugar a un nuevo uso del juego, la magia y la adivinación. En un famoso artículo publicado en 1781 por A. Mason Tribunal de Gébelin contiene la frase: "El Libro de Thoth existe, y sus páginas son las figuras del tarot." Unos años más tarde, otro francmasón, Etteilla, se embarcó en un importante proyecto de restauración de las cifras, afirmando conocer la estructura del juego en uso entre los antiguos egipcios. Según Etteilla, las primeras cartas del tarot contenían el misterio del origen del Universo, las fórmulas de ciertas operaciones mágicas y la evolución física y espiritual secreto de la humanidad.

Desde entonces, la historia del tarot cuenta que el juego de cartas del tarot estaba íntimamente ligada al mundo de la magia y, con la promesa de metas mucho más altas que sólo el conocimiento del futuro, se inició la gran época del tarot oculto,